Quemas en cerros arrasan con parcelas de beneficiarios del programa Sembrando Vida: Ignacio Salazar

*Piden sanciones a quienes dañan la flora y fauna

Edgar Magaña

Zihuatanejo, Gro., a 23 de mayo de 2022.- Las quemas provocadas en los cerros de Zihuatanejo han arrasado con parcelas de los beneficiarios del programa federal Sembrando Vida, lo que acabó con árboles frutales y maderables que fueron sembrados hace tres años, acusó el gestor social, Ignacio Salazar Bazán.

Precisó que los incendios se han concentrado en el Ejido de Agua de Correa, principalmente en la zona de El Riscal. Ahí, se han quemado 100 hectáreas de bosque, de las cuales él sembró 30 con árboles de caoba, parota, cedro, limón, guanábana y mango, esto al ser beneficiario de Sembrando Vida. Las quemas se dan por dos razones, una de ellas es la preparación de la tierra para la siembra de maíz y la otra es acorralar a los últimos venados que quedan para darles caza.

En la mayoría de las ocasiones el fuego se sale de control, dañando la flora y fauna. Por ello, hizo un llamado al gobierno federal, al estatal y al municipal, para que se tomen cartas en el asunto y se sancione a los responsables. Inclusive, externó que es necesario la intervención de la Guardia Nacional, el Ejército Mexicano y la Marina Armada de México para vigilar las áreas en las que se reforestó y con ello evitar que se sigan dañando.

«Los beneficiarios de Sembrando Vida estamos en una situación muy alarmante porque se está destruyendo la responsabilidad que nos dio el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador». Salazar Bazán agregó que las hectáreas afectadas se volverán a sembrar porque los beneficiarios tienen una responsabilidad que cumplir; sin embargo, reiteró que es necesario implementar sanciones más fuertes a quienes dañan la flora y fauna.

El cuanto a la sierra, el comisario de Barranca de la Bandera, Pablo Orozco, dijo que en esa zona se han quemado más de 100 hectáreas de pastizales y bosque. Tan solo en el último incendio se consumieron 40 hectáreas, pero a diferencia de Zihuatanejo, en la sierra son los propios campesinos los que deben combatir las llamas sin ayuda de nadie.

Declaró que poco a poco se ha ido quitando el arraigo cultural de la quema de los potreros para prepararlos antes de sembrar, ya que esta práctica solo afecta y ocasiona que año con año se vayan perdiendo los minerales de la tierra. «La gente se tiene que ir concientizando», acotó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.